2 dic. 2009

Impresiones tras mi PRIMERA partida de Power Struggle

Cuento corto: me quedé con un gustillo a El Grande, juego que ya vendí, porque la mecánica de mayorías simplemente me aburrió (salvo en el caso de San Marco).



Ayer lo jugué con 5 personas, todos primerizos. Reglas explicadas en 50 minutos; partida de unas dos horas y media de duración, aunque se intuye que con mas experiencia perfectamente se termina en 90 minutos

Uno de los jugadores no le impresionó tanto; decía: me gusta mas Le Havre; o Age of Steam. Otro se acordó que le gusta mucho Age of Empires III. O sea, ningún WOW.

Yo me quedé un poco decepcionado, particularmente porque muchas reseñas decían que lo de mayorías tenía un giro distinto al normal, o que estaba oculto. A mi se me apareció muy clara esa mecánica. Ahora, no es como El Grande que todo es mayoría, pero como es un sistema que no me convence, hmmm, que se me atraviesa (como se me atravesó en Confucius), hace que todo quede empañado.

Sin embargo, intuyo que mi valoración sólo podría mejorar (por lo menos por las siguientes partidas...luego, quien sabe). Eso, porque las otras mecánicas, como la del soborno que se hace a otro jugador para obtener un poder especial, son interesantes.


En pleno soborno...parte del juego muy entretenida, aunque al final de la partida ya nadie aceptaba sobornos.

Los componentes de juego son TOP, aunque el tablero es un poco grande, porque el área del Consejo de Administración y Presidente del mismo está un poco excedida.

Volviendo a lo de juego de mayorías, lo que me molesta es que, como en El Grande o Liberté, hay un cierto caos: no sabes en qué momento a otro jugador se le ocurre atacar la misma área que te interesa, desbaratando todo plan; o simplemente, usando un poder especial, te elimina fichas del tablero de juego (de hecho yo utilicé una facultad para, en tres acciones de turnos distintos, eliminar hasta 9 fichas enemigas...mis compañeros ya me odiaban...y subyacentemente odiaban un poquitito al juego). En efecto, no tiene la tranquilidad de planificación de, por ejemplo, Phoenicia (nuestro anterior juego de moda, donde la interacción estaba solo en las subastas). O sea, si recordábamos lo que hacíamos las semanas pasadas con Phoenicia, en Power Struggle las zancadillas son más directas, lo que molesta a jugadores que prefieren juegos como el señalado Phoenicia, o Caylus, o Le Havre. Además, tampoco tienes la sensación de ir logrando algo concreto, desarrollando tu ciudad o tu área de juego.

En cuanto a estrategias, debo reconocer que hace tiempo no andaba tan perdido con la variedad de posibilidades en tu turno (7 tipos de acciones, cada una de las cuales pudiendo desarrollarse en muchos sectores del tablero). Pero eso mismo demuestra que no es simple el juego y que, espero, depare sorpresas agradables, cuando logremos tener claridad en las estrategias/tácticas.

En esta partida, nuestro jugador más ganador, César, salió último...no logró meta alguna de las 4 mínimas para ganar (recordemos que hay 6 posibles metas, de las cuales el que logra 4 gatilla el fin de la partida y gana, salvo que haya empate en metas, caso en el cual decide el dinero).

Ely fue la ganadora, con 4 metas cumplidas, incluida la derrota del archienemigo en las tres competencias, que precisamente fue César. A distancia quedé yo con 2 metas cumplidas. Tercero Carlos con 1 meta cumplida y alrededor de 2 millones en dinero; cuarto Francisco con 1 meta y alrededor de 1 millón. Ultimo César sin metas cumplidas, pero muy cerca de lograr varias (al parecer su diversificación atentó contra su objetivo...como que se le acabó el juego antes de tiempo, y eso que duró más de dos horas).

El jueves 4 de diciembre de 2009 es nuestra segunda partida y haré los comentarios respectivos, para ver si hay evolución o involución.

No hay comentarios.: